• Reflexiones

    El peso de los pensamientos

    Desde muy pequeña me gusta limpiar, ordenar y poner las cosas en un modo que yo considero armónico y allá donde voy llevo mi método Organizo de manera que no cueste encontrar o alcanzar nada y si puedo seguir la lógica de los colores, tipos o medidas, más feliz no puedo ser. Sufro grandes tentaciones de reordenar y limpiar incluso hogares ajenos. Un cuadro torcido, por ejemplo, es una fuente de ansiedad para mí. ​Lo que me aporta el orden es la tranquilidad de saber que todo está donde tiene que estar. Y es ahí que mi mente me ha jugado malas pasadas: a base de hacer con los pensamientos lo mismo…